Reseña

Nosotros

Asociación de Profesores de la Orquesta Filarmónica de Bogotá ASPROFIBO
Asociación de Profesores de la Orquesta Filarmónica de Bogotá ASPROFIBO

La Asociación de Profesores de la Orquesta Filarmónica de Bogotá ASPROFIBO fue fundada en 1974, seis años después de creada la OFB por el Honorable Concejo de Bogotá, en respuesta a una necesidad de los músicos por defender sus derechos y con miras a dignificar la profesión del músico sinfónico.

Su primer presidente fue el compañero clarinetista Arcadio Rodríguez y su primer secretario fue el timbalista Marcos Torres. Seguidamente han sido sus presidentes los siguientes músicos: Susana Muñoz (violista), José Arroyo (violinista), Mario Calderón (fagotista), Isanore Rojas (violista) e Isauro Pinzón (percusionista), siendo José Arroyo –su actual presidente- quien por más tiempo y en diferentes intervalos ha dirijido este sindicato de músicos.

En 1980  ASPROFIBO presenta a la administración su primer pliego de peticiones y en 1981 firma la primera convención colectiva de trabajo. En dicha convención se ratifican algunos beneficios salariales previamente reconocidos, se pacta la jornada y los horarios laborales, se establece la permanencia del cargo de concertino, se promueven cursos de capacitación para los instrumentistas de cuerda y se crea el comité artístico, entre otros logros. La creación de este comité era determinante por tratarse del órgano que velaría por el mantenimiento de la calidad musical de la orquesta, cumpliendo además con otras funciones de carácter técnico como evaluaciones y recomendaciones artísticas.

Seguidamente y año tras año hasta 1999, se firmaron 19 convenciones colectivas en las cuales se plasmaron logros tanto de orden laboral como de repercusión artística. En 1982 se pacta por ejemplo la participación de solistas nacionales y de la propia orquesta en porcentajes del 50% y del 25%  respectivamente. En 1983 se logra establecer la contratación a término indefinido de los trabajadores de la orquesta, logro trascendental si se tiene en cuenta que hasta ese momento a cada músico se le renovaba su contrato semestralmente. En 1987 se concretan las licencias remuneradas para capacitación de los músicos y se establecen algunos beneficios salariales como el pago de quinquenio y de prima de antigüedad. En 1989 se avanza en la ampliación de la planta artística y se establece el funcionamiento de una orquesta Pre-filarmónica (juvenil).  A partir de 1991 se continúa en el proceso de fortalecimiento de la planta artística (creación de las jefaturas de grupo). Todos estos logros incidían naturalmente en el bienestar del trabajador y por ende en la calidad y desempeño profesional de éstos en el seno de la agrupación orquestal.

De repente, en el año 2000 la Alcaldía Mayor de Bogotá ordena suspender el reconocimiento de la Convención Colectiva de Trabajo debido a una controversia jurídica en la cual se ponía en duda  el carácter de trabajadores oficiales de la planta artística y el justo título de sus conquistas. De esta forma se pretendía conducir a los músicos de la OFB a la desprotección y a la inestabilidad laboral, quedando convertidos erróneamente en empleados públicos provisionales del Distrito. 

Ante esta situación de inestabilidad y zozobra, ASPROFIBO jugó quizás el papel más importante en su historia: la de mantener la unidad de sus afiliados como única garantía para evitar el fin de la orquesta como institución estatal.

Fue así como entre los años 2000 y 2007, al tiempo que la orquesta cumplía brillantemente con la ejecución de un repertorio cada vez más exigente, se libraban duras luchas en defensa de la estabilidad no solo de los músicos sino de la institución.

De esta forma en julio de 2007, después de varios años de intensos debates y enfrentamientos con la administración central pero también de un arduo trabajo y análisis jurídico, ASPROFIBO busca –como única salida para  la orquesta- la aprobación de la llamada “Ley del músico sinfónico” por parte del Congreso de la República. Es así como el 26 de septiembre de dicho año, el Congreso expide la ley 1161. Dicha ley –que determina la relación laboral de los músicos de carácter sinfónico con el Estado- allana por lo tanto el camino jurídico para la estabilidad de la institución. Con su promulgación no solo se recuperó -para los músicos de la OFB- lo más importante: el tipo de vinculación contractual y el derecho a celebrar convenciones colectivas de trabajo, sino que dicho beneficio se hizo extensivo a todos los demás músicos de orquesta de carácter sinfónico al servicio del Estado.

Amparada en esta nueva ley, ASPROFIBO reanudó la firma de nuevas Convenciones Colectivas a partir del año 2008, siendo la última de éstas la suscrita entre las partes en 2012. 

Share Some Ideas

Do You Have a Tip or an Idea for a Story? Tell Us About It.
Submit Article